“Historia de un sueño…”

Desde niña… al jugar con mis muñecas, les hacía lazos con cualquier trozo de tela que caía en mis manos. Con el paso de los años me adornaba con lazos y pañuelos personalizando los modelos de las modas de la pubertad, la juventud y la “no tanta juventud”.

Al llegar Maloles, mi tan deseada niña (después de dos niños), por fin tenía mi “muñeca”, un sueño hecho realidad. Comencé entonces, guiada por mi pasión por los lazos de niña para el pelo, a hacerle lazadas con cintas maravillosas que conseguía por internet. Adornaba las coletas y trenzas de todas las niñas de mi alrededor, naciendo así mi primer proyecto: Miss Lazos LC. Que por falta de tiempo no pudo llegar a su madurez, pero despertó  en mi la inquietud y ganas de descubrir otros materiales y de explorar diferentes modelos sobre los que trabajar. Comencé entonces a hacer diademas y pequeños adornos para la cabeza. Con las niñas llegue al límite, ya no había más que ofrecer,  me quedaba un poco coja, ya que llega un momento que no puedes seguir, pero con las cabezas de las mujeres es otra cosa…

Nada más empezar a manejar los materiales que necesita para elaborar las diademas descubrí un mundo lleno de oportunidades creativas, ampliamente imaginativo, con infinidad de caminos que recorrer con materiales, eventos, oportunidades y riesgos que asumir. Al final fue derivando en los tocados, ya que todo es viable y valido, solo tienes que dejar correr tu imaginación, darle rienda suelta a tus ideas; todo fluye y lo haces realidad. A lo que hay que sumarle mi creencia de que cada mujer tiene un estilo y una necesidad que cubrir en cada momento, sólo hay que escucharla y no tratar de imponerle nada. El tocado ha de formar parte de la dama a la que adorna, no en vano debe entrar en casa tan tocada como salió.

En la madurez de mi proceso creativo, y al aprender a trabajar con los distintos materiales, quizás por necesidad, quizás por salud creativa y bañada de toda la creatividad que me rodea, diseñé mi primer bolso: el Kate, mi tan manido “#katedemissueños” de mis RRSS.

Con estos antecedentes y con mi fiel creencia de que lo más importante para que cualquier prenda te siente bien y te haga sentir “especial” es que forme parte de tu esencia, de tu forma de ver el evento para lo que está creada y lo que quieres transmitir con ella, no hago ninguna sin antes haber hablado con quien la va a portar, tratando con ello de que siempre forme parte de ella.

Nace así  “Santa Catalina LC”, que tiene la intención de tratar de personalizar todas sus creaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *