¡El tiempo…!

Resultado tras pedido urgente...

¡¡¡EL TIEMPO…!!!
Inés no quería un tocado, no quería un velo, no quería una corona, le encanta su pelo y quería ser ella misma el día de su boda. Todos la respetaban y consideraban que su decisión era la correcta, ahora bien, llego la fecha de la prueba final del peinado con su vestido de novia, y en ese momento se encontró que le faltaba algo… Su estilista le recomendó ¨tocarse de alguna manera», algo sencillo (¿Qué puede ser sencillo en una boda?).
Eran las 18:00 y estaba terminando unos encargos en el atelier de SC, cuando sonó el telf.. me preguntan si puedo adornar el peinado de una novia, por supuesto contesté, venid cuando queráis. Mi sorpresa fue que me pidieron la dirección para venir ya, en menos de una hora estaban en el atelier, una muy nerviosa Inés y su estilista. En ese momento me sueltan la bomba, me caso este sábado a la una. ¡Horror!, ¿Qué hago?. Tras el shock nos sentamos y profundizamos en sus necesidades tomando un café mientras charlamos y perfilamos lo que quiere. Dadas las fechas en las que estamos, casi todos los materiales que tengo en la mesa, son para atender encargos de primeras comuniones, y son materiales con los que ella se encuentra cómoda: sencillos y livianos que no harían más que adornar su natural y desenfadado peinado( casi parece un despeinado) y ese look tan espontaneo. Solo necesitaba encontrar un color que le encajase con su cinturón, y no iba a ser difícil. La emplacé a que viniese en 24 horas para que viese el boceto de lo que estaba montando. Salíamos a las ocho y media del atelier de SC.
Tras conseguir los materiales del color necesario me puse manos a la obra, me dediqué en cuerpo y alma a terminar el encargo. A las 18:00 del viernes se lo entregamos a Inés. El resultado final lo podéis ver en la foto que se hizo antes de la ceremonia, estaba perfecta, y sobre todo era feliz, había encontrado ese detalle que dos días antes le faltaba.
Queridas amigas no dejéis que esto os ocurra, pues el poder solucionarlo es excepcional. Tuvimos la suerte que teníamos los materiales, coincidían los colores y pudimos hacer un hueco entre los otros encargos, coincidencias de este tipo son más que extrañas.
Todo es posible en un tocado, pero siempre se necesita tiempo, es siempre mucho más fácil con tiempo…
Qué importante es el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *